00-portada-folclore.jpg
Folclore

El folclore de la provincia de Jaén es rico y variado, unión de las distintas invasiones y que pisaron su suelo, destacan los instrumentos, las vestimentas, las tradicionales romerías, muy similares a las festividades de Aragón, de Castilla o Andalucía.

 

Sus boleros, Jotas y fandangos son los bailes que más se observan y se practican en Jaén. Por ejemplo el baile de las Jotas es traicionan en la fiesta de la recolección de aceitunas, cuyos compases de hacen con instrumentos de cuerda y pequeñas castañuelas.

 

También son bailes tradicionales los fandangos, el bolero, malagueñas, toreras y seguidillas.

Tradición

Hablar del vestido popular es hablar de épocas pasadas, donde el tiempo parece estancado en unos modos de vida que nos antojan costumbristas y lugareños.

 

Son señas de identidad que desgraciadamente se van olvidando, dejando un rastro de melancolía colorista; que han perdido toda la gravedad que tuvieron en otros tiempos y cuya funcionalidad ya casi nos resulta irreconocible.

 

Hablamos de modas que tuvieron un marcado simbolismo y una representatividad inconfundible; modas que nacen en el siglo XVIII a tenor de las pautas marcadas en estratos altos, y que el pueblo toma para sí haciéndolas tan propias que al final, en muchos casos, cuesta reconocer su origen burgués.

Traje típico jiennense masculino: Chirri

Traje t_pico jiennense masculino - Chirri copia2.jpg

En el caso masculino, al hombre que lleva el traje típico jiennense, se le llama Chirri. Este traje consta de siguientes partes:

 

Camisa: Blanca de algodón, hilo o semihilo, cuello de tirilla o cuello camisero y pechera sobrepuesta. Las mangas son largas, con un pequeño rizo en los puños y abrochadas con un botón.

Chaleco: Con solapas de estilo esmoquin. Los delanteros del Chaleco suelen ser de colores variados pero discretos.

Pantalón: De lana negra, largo hasta el tobillo con una forma ligeramente acampanada y que se abre en las perneras.

Chaqueta: De lana negra, el largo de la misma no sobrepasa dos o tres centímetros de la cintura, lleva solapas. En el filo redondeado de los delanteros, en la espalda y las coderas, lleva unos sobrepuestos de paño o fieltro de color marrón.

Calzado: Zapatos abotinados de piel negra y sobre estos, unos “leggins” también de piel negra, ribeteados de marrón, con diversos dibujos en realce.

Pañuelo: Es cuadrado, de seda, algodón, lana, percal, etc. Para su colocación se debe doblar una esquina con otra hasta formar un triángulo. Una vez puesto sobre la cabeza se ata con un nudo que descansa sobre la nuca.

Sombrero: De terciopelo y paño negro con una pequeña ala vuelta hacia arriba, de copa baja y con dos madroños en el lateral izquierdo. Se coloca inclinado sobre la ceja derecha.

Faja: De algodón liso, bordada con dibujos en seda de diversos colores. Se enrolla a la cintura sobre el chaleco.

Traje típico jiennense femenino: Pastira

Traje t_pico jiennense femenino - Pastira copia2.jpg

El traje típico femenino es llamado Traje de Pastira y consta de varias partes:

Falda: Está hecha de algodón grueso, con un tejido llamado “canícula” confeccionado en Jaén desde finales del siglo XVIII, en color azul no muy oscuro, con rayas finas blancas horizontales o formando cuadros.

Lleva un falso postizo en el revés de la falda de percal o lanilla con diversos dibujos, cuadros o lisa y al filo un cordón de algodón o hilo, de los mismos colores, azul y blanco para que quede más airosa.

Bolsillo: Se coloca, atado por medio de las cintas a la cintura, debajo del mandil, bien al lado derecho o izquierdo.  Está hecho de tela adamascada muy bordada en diversos colores.

Delantal: Confeccionado también con “canígula”, se diferencia de la falda  en el rayado que en este caso es vertical o a cuadros muy pequeños y adornado siempre con una cenefa formada por listas horizontales. Se anuda a la espalda y debe ser mas corto que la falda.

Pañuelo: De percal rameado o lana también rameada para diario. Para los días festivos se sustituye el pañuelo por un mantocillo de manila. El color más característico es el “caña” aunque puede ser cualquier otro.

Almilla (Chaqueta): Es un corpiño de mangas largas, confeccionado en lanilla con escote de pico. Al borde de la cintura lleva, pegada alrededor, una almohadilla rulo, llamada “borriquete” sobre la que se atan las cintas de las enaguas y refajos.

 

Refajo de Paño: Es encarnado y más corto que la falda. Lleva un falso postizo de percal o lanilla en el revés del refajo.

Refajo de Cotón: Se utiliza en verano en lugar del rojo. Está hecho con listas blancas o azules y blancas. Al igual que el anterior es mas corto que la falda, llevando también un falso postizo.

Calzado: Zapatos negros, de salón con medio tacón de piel fina.  La clase muy pobre usaba zapatillas.

Mantilla (Pañoleta): De bayeta o pañete fijo, llamado “jaenciana” o “granadilla” o también de raso, de color rojo amapola bordeada de felpones de terciopelo negro. Se coloca prendida por detrás del moño.