jaen calles y plazas cabecera web.jpg
Judería de Jaén
juderia jaen web.jpg

La antigua judería de Jaén se encontraba entre lo que hoy son las calles Martínez Molina y Huertas del casco viejo de la ciudad, un entramado de pequeñas callejuelas estrechas con todo el encanto de un barrio medieval y que, de hecho, mantienen el trazado de lo que fue la aljama. En el interior de la zona encontramos algunos puntos interesantes, como el Monasterio de Santa Clara, donde estaba la sinagoga que luego fue iglesia de la Santa Cruz, de la que aún se conserva un muro como único vestigio. También encontramos otro peculiar templo: la Santa Capilla de San Andrés, con un estilo arquitectónico y una estructura que nos remiten a un probable uso anterior como sinagoga, aunque esto aún sea objeto de debate entre los expertos. En cualquier caso, se trata de una pequeña joya que con sus bellísimos arcos recuerda a antiguas sinagogas como Santa María la Blanca, en Toledo.

En uno de los extremos del barrio, junto a los restos de lo que era Puerta de Baeza de las murallas -la que daba entrada a la judería- una gran menorá rinde homenaje «a las familias españolas de la diáspora sefardí». El viajero curioso debe visitar también los baños árabes, restaurados a finales del siglo pasado y probablemente muy similares a aquellos baños de Ben Isaac de los que hemos hablado. Por último, no puede dejar de visitar el friso gótico que recorre el muro este de la catedral de Jaén, donde está la popular estatua de La Mona, y que más allá de esta enigmática figura según los especialistas es todo un discurso iconográfico para atacar al pueblo judío y prevenir a cristianos y conversos de judaizar.

Más información: www.redjuderias.org/jaen/